Blogia
NATURALEZAYVIDA

CIUDADES Y PUEBLOS CON ENCANTO: SANTIAGO DE COMPOSTELA PARA GENTES DE A PIE.

Santiago de Compostela, ciudad de peregrinaje, es una ciudad ubicada en la montaña de dificil acceso en la antigüedad pero muy bien comunicada actualmente. La singularidad de la ciudad reside en que alberga los restos oseos del Apostol Santiago, y a donde cada año llegan miles de turistas, atraídos por la fascinación de su catedral y el encanto medieval de sus calles, casi siempre mojadas, pues en Santiago llueve mucho.

Desde el medievo llegan a la ciudad, turistas a través del famoso, Camino de Santiago, que atraviesa la Península por el Norte de España, el también llamado Camino Francés, donde los peregrinos, a parte de hacer penitencia, y de pedir cosas, se ven atraídos por los distintos paisajes que tiene España, desde Roncesvalles hasta Santiago pasando por Navarra, la provincia de Burgos, Palencia, León hasta Lugo y luego ya la provincia de la Coruña, donde se ubica Santiago de Compostela.

 

En este trayecto de casi 900 km el peregrino descansará en albergues, y casas destinadas a la manutención y sostenimiento del peregrino y donde si cuenta con un poco de dinero extra podrá llevarse al paladar los productos típicos de cada comarca, cosa para la que los albergues están un poco limitados.

Ya en Santiago, el peregrino podrá orar en el Monte do Gozo (del Gozo en castellano) donde podrá ofrecer sus súplicas en esta fantástica montaña especialmente preparada para recibir al peregrino. Caminando más el peregrino podrá adentrarse en el casco histórico de la ciudad, casi siempre animado por millares de peregrinos, y gentes de a pie que realizan sus compras todas las mañanas y pasean por las tardes por las animadas aunque lluviosas calles. En Santiago la lluvia es frecuente, Galicia y la provincia de la Coruña poseen un clima atlántico, que hace que las lluvias durante el Otoño e Invierno sean frecuentes e imparables, aunque no torrenciales, sino precipitaciones moderadas y frecuentes. En verano a veces también llueve pero no es tan habitual y se alternan días de lluvias y días de sol, donde la ciudad luce esplendorosa. Lo más complicado de vivir en esta ciudad es que está ubicada en una montaña y sus calles a veces resultan un tanto agotadoras porque están muy empinadas, pero esto hace que en la ciudad se respiren aires puros y muy de montaña, el aire que se respira es casi siempre fresco y agradable.

Entre los encantos de la ciudad esta el del comercio minorista especialmente dedicado al turismo, pequeños comercios de recuerdos y emblemas de la ciudad, junto con los aparejos que puede necesitar el turista para regresar a su ciudad de orígen y joyas de todo tipo inspiradas en la ciudad y en la fé cristiana, bonitos recuerdos que cualquier persona podrá admirar, muchas de estas joyas hechas en azabache y plata, muy típicas de la ciudad.

Santiago posee también grandes paseos en la Alameda y en la Residencia Universitaria donde pasear y hablar todavía más de como ha ido el viaje, entre árboles de roble, sobretodo, y flores típicas de cada estación.

El ambiente que se respira en las calles compostelanas es un ambiente fluído, y fresco, todo el mundo sabe a lo que va: el turista a ver, el santiagués pasea, mira, compra, y el ambiente de las calles es un ambiente gris, sobretodo por la piedra, de granito casi todo, granito sin pulimentar, es un buen lugar donde perderse, pero no lo suficientemente grande como para que esto ocurra. Salirse del pavimento de piedra es alejarse del centro histórico a las áreas más recientes de la ciudad: el Ensanche, donde los edificios son más altos, el comercio más moderno, hay más moda y se respiran otros aires de modernidad. Para una experiencia lo más parecida posible a la que habría en el Medievo, quédese en el casco Histórico, donde podrá disfrutar de todo el Patrimonio Artístico de la Ciudad.

El santiagués como cualquier gallego, posee la barrera idiomática que le hace cambiar de idioma, pero se expresa bien en castellano, al fin y al cabo gallego y castellano son idiomas muy parecidos. No es que sean elocuentes expresándose como los castellanos, pero son muy amables y hogareños, y podrá pedir ayuda si lo necesita por las calles, pero sepa que en la oficina de Información ubicada en la Calle Nueva le atenderán en varios idiomas.

La Catedral, de estilo barroco es la obra más representativa de la ciudad, y si visita la ciudad durante las fiestas del Apostol la podrá observar vestida de luces y de gala, como la grandeza de la ocasión requiere. Ya dentro de la Catedral, podrá mezclarse entre la gente y asistir a la misa del peregrino a las doce de la mañana. Dentro, en la Catedral se respira un ambiente muy mágico, el Botafumeiros, un botarate cargado de incienso que pendula en el eje central del edificio perfuma todo el interior de un fuerte olor a incienso, que no le dejará indiferente, y si se queda a misa, podrá imbuirse del ambiente de penitencia y plegarias que se percibe dentro de la Catedral y en la misma ciudad. El ruído de las calles nunca es excesivamente alto, y hay como un cierto ambiente de penitencia, contagiado, por el que hay dentro de la Catedral. Esta es la magia que se respira en el casco Histórico. En el centro urbano, por las modernas calles del Ensanche, parece como si se hubieran olvidado de este ambiente peregrino, y se viven aires mucho más modernos y comerciales. Es otra historia, y otra forma de vivir, mucho más moderna...

Santiago es una ciudad fantástica para pensar y meditar y reflexionar sobretodo por sus constantes lluvias. El santiagués es un personaje muy retrotraído en sí mismo, siempre la gente por la calle va pensando no se sabe en qué.... El silencio de la tarde se ve interrumpido por las campanadas de la torre de la Berenguela, que recuerdan que se va haciendo tarde, yo creo que en la antigüedad en tiempo pasaba en la ciudad muy "mainiño" (despacito) y que había una gran paz en la ciudad, cuando la ciudad no estaba todavía tan comunicada ni había tantos coches ni ruídos.

Si lo que desea es probar menús típicos, en la calle del Franco podrá hacerlo a medio camino de la Catedral en una calle muy céntrica, aquí aparte de servir bocadillos y comida destinada al turista más joven también se puede inclinar por platos de mariscos típicos gallegos y otros manjares de la tierra como suculentos vinos y otras delicias de la cocina gallega. Si lo que desea es aprender cocina gallega le recomiendo el libro de Alvaro Cunqueiro; Cocina Gallega, donde podrá recrearse en distintos platos y cocinarlos usted mismo en su hogar mientras recuerda su memorable visita por tierras compostelanas...

La música típica son las muñeiras (música con gaitas) y "pandereitadas" (música con panderetas) que se cantan y bailan con el traje típico gallego que también podrá ver en numerosas postales. Es una música nostálgica, muy propia del clima, y que los emigrantes gallegos recuerdan con morriña (nostalgia), es una música nostálgica pero muy bonita, que puede recordar los versos de Rosalía de Castro, y en la que se han inspirado muchos escritores y artistas gallegos al escribir y recordar su tierra.

(BUFF; ¡complicadísima! esta Cultura; ¿quién haría esto??)

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres